El 72% de las empresas españolas se ven obligadas a aceptar pagos más largos de lo que les gustaría.

Las pequeñas y medianas empresas (PYME) aceptan pagos por más tiempo del que les gustaría. Así lo señala el «Informe de Pagos Europeos» de Intrum, donde el 72% de las empresas españolas parecen verse obligadas a aceptar pagos por más tiempo del que les gustaría.

El 44% de los encuestados dijo que el informe también mostraba que las grandes empresas son las que más necesitan aumentar los pagos. Le siguen otras pymes con un 42 % y empresas del sector público con un 10 %.

Nuevamente, en el 80% de los casos, las empresas más grandes que reciben este tipo de solicitudes deben responder a esta demanda.

No obstante, las cifras muestran una mejora respecto a las registradas en 2020. El año pasado, más pymes se encontraban en esta situación, en concreto, la proporción de empresas era 18 puntos porcentuales superior a la actual. Asimismo, en cuanto a las grandes empresas, la situación es 9 puntos porcentuales superior a la de 2021.

Riesgo predeterminado

Una de las mayores preocupaciones de las empresas es que sus clientes no puedan hacer frente a sus obligaciones de pago. Este es el caso del 63% de las empresas encuestadas. Además, el 65% de las empresas cree que el riesgo de incumplimiento aumentará en los próximos meses.

Por su parte, seis de cada diez empresas españolas no confían en la capacidad de pago de los clientes con cuentas financieras abiertas.

La cifra de desconfianza es superior al récord de todo 2020. El año pasado, el 48% de las empresas encuestadas creía que el riesgo de incumplimiento aumentaría en el corto plazo. En cambio, este año los datos reflejan que España se sitúa por debajo de la media europea, con un 66%, en riesgo de impago. Además, es uno de los mercados en el que menos organizaciones temen un aumento del riesgo de impago en los próximos meses.

Últimos artículos

Leave A Comment